Actualidad

EL POTENCIAL DE LA BIOMASA NACIONAL



EL POTENCIAL DE LA BIOMASA NACIONAL

En la actualidad, el panorama nacional presenta unas metas claramente definidas, reducir un 26% las emisiones de los “sectores difusos” y un 43% en el ámbito de la industria. Alcanzar dichos objetivos renovables previstos para España también tiene una fecha límite clara, 2030. Sin embargo, encontramos que lo fundamental aún está pendiente de determinar. Hablamos del “cómo”, es decir, de las medidas y acciones concretas que se van a poner en marcha en España para haber cumplido con nuestro compromiso ambiental ante la Comisión Europea llegada la fecha límite.

Por el momento respecto a la reducción de las emisiones en los sectores difusos, aquellos no sujetos al comercio de derechos de emisión, vamos realmente avanzados consecuencia de la crisis. Fruto de la mala economía, por ejemplo, se dejó de utilizar tanto el coche en favor de los medios de transporte público, ahora lo que conviene preguntarse es si perderemos lo ganado en la salida. Por otro lado, respecto a la emisiones de la industria no podemos ser tan optimistas, ya que en 2014 y 2015, lejos de reducir las emisiones, España las aumentó un 1,7% y un 10% respectivamente.

En el siguiente mapa podemos ver la evolución de España respecto a otros países de la Unión Europea hasta 2015.

 

 (Gráfico obtenido de la web Eurostat)

 (Gráfico obtenido de la web Eurostat)

EL SECTOR DE LA BIOMASA NACIONAL PONE EN VALOR LOS RECURSOS LOCALES

Para hacer frente a una situación de aparente bloqueo y falta de acción, los agentes del sector de la biomasa se esfuerzan en poner de manifiesto la riqueza de nuestro país en cuanto a recursos susceptibles de ser aprovechados energéticamente.

Con la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, se espera que la biomasa y los residuos pasen a ser contemplados de forma real y práctica, como medios para la generación de energía eléctrica limpia. Las tecnologías ya están en el mercado y se encuentran plenamente desarrolladas esperando, como apuntamos, a ser contempladas como una alternativa sólida. Apostando por modelos de generación eléctrica con biomasa o residuos, como son la generación de electricidad mediante ORC (Organic Rankine Cycle) o la generación de electricidad con vapor, es posible no solo contar con la electricidad necesaria para el autoconsumo, sino también disponer de un excedente energético que puede ser vertido a la red eléctrica. Ambos modelos, tanto el ORC como el vapor, son sistemas de generación eléctrica sostenibles y válidos para el desarrollo de modelos energéticos híbridos basados en la energía renovable.

 

ALCANZAR UN MIX ENERGÉTICO RENOVABLE Y GESTIONABLE

Pese al avanzado estado de maduración e innumerables ventajas que ya ofrecen las energías renovables, es preciso seguir avanzado en su desarrollo, buscando la manera de continuar incrementando su eficiencia. Los modelos energéticos híbridos y renovables son una alternativa para la mejora, pues gracias a la diferente naturaleza y características de los recursos empleados, generando sinergias y aportando un mayor valor.

Ubicada dentro de este marco, encontramos una alternativa en auge, se trata de la combinación de sistemas de generación de energía eléctrica mediante ORC o vapor, ambos empleando biomasa o residuos como combustible, con plantas solares o eólicas.

 

SUBASTAS ESPECÍFICAS PARA EL IMPULSO DE PLANTAS ELÉCTRICAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPLEANDO BIOMASA COMO COMBUSTIBLE

Hasta ahora las subastas energéticas se han venido realizando atendiendo a criterios de precio, en lugar de en base a la realización de un estudio completo sobre las ventajas y beneficios aportados por cada una de las tecnologías renovables. Dicha situación ha fomentado únicamente el desarrollo de grandes infraestructuras y plantas energéticas, principalmente eólicas y solares. Es cierto que también se han puesto en marcha eléctricas con biomasa, pero siguen siendo una minoría.

Dentro de este escenario las menos beneficiadas han sido las plantas de biomasa de pequeño y mediano tamaño, las cuales presentan valiosos beneficios sociales a nivel local que, pocas veces son tenidos en cuenta en dichas subastas y repartos.

Consolidando una amplia red de pequeñas centrales eléctricas locales de biomasa sería posible, no solo lograr una mayor independencia a nivel nacional de los combustibles fósiles y del suministro exterior, sino también enriquecer de manera distribuida a las localidades, pues la biomasa, además de ser un recurso renovable, es un recurso social capaz de generar empleo y contribuir a la economía circular.

Acepto las condiciones de la política de privacidad

Contacta con nosotros

Contacta con nosotros y en breve te daremos respuesta.

Acepto las condiciones de la política de privacidad

Acepto recibir las últimas novedades sobre Innergy.