Actualidad

Aceite térmico para la Industria Química, tipos ventajas y aplicaciones.



Aceite térmico para la Industria Química, tipos ventajas y aplicaciones

Desde que hace 50 años comenzáramos a fabricar calderas industriales de aceite térmico en INNERGY, dicho fluido térmico no ha dejado de evolucionar y especializarse, ofreciendo a los usuarios considerables ventajas en sus diferentes aplicaciones, respecto a otros  medios caloportadores. Dichas mejoras no solo afectan a la parte técnica y operativa, sino también económica y de rentabilidad de la planta.

El proceso del aceite térmico a lo largo del sistema de generación de calor

Las calderas industriales de aceite térmico permiten aprovechar el calor generado a partir del uso, tanto de biomasa como combustibles convencionales, y transferirlo al aceite térmico. La llama que se origina en el proceso de combustión, y se alberga en el hogar, permite calentar el aceite térmico que circula por el interior de los serpentines, los cuales no solo deben ser diseñados con calidad adecuada para resistir altas temperaturas, sino también con un dimensionamiento que permita la óptima velocidad, que garantizará una larga vida útil, tanto para la caldera industrial como para el aceite térmico. Es precisamente la configuración de serpentines acuotubulares la más recomendada para este tipo de procesos de calentamiento de aceite térmico, debido a que es idónea para evitar degradaciones excesivas del aceite, pues no solo agiliza los procesos de arranque y parada sino también evita el proceso de evaporación instantánea, entre otras problemáticas y deterioros.

¿Por qué utilizar aceite térmico en la industria química? Ventajas técnicas y operatívas de elegir aceite térmico como fluido térmico en sus equipos de calor

VENTAJAS TÉCNICAS DEL ACEITE TÉRMICO

  • Permite trabajar a altas temperaturas (Hasta 400°C en fase líquida) con mínimas presiones atmosféricas, lo que simplifica el diseño de la instalación
  • Ausencia de corrosión (el fluido lubrifica la instalación)
  • Elevada inercia térmica (el sistema retiene el calor por más tiempo)
  • Larga de vida de los equipos (Más de 20 años con un mantenimiento estándar y sin necesidad de reformas importantes)
  • Sistema no presurizado
  • Diseño de planta simple
  • Temperaturas mixtas que pueden ser fácilmente alcanzadas por diferentes usuarios en un solo sistema.
  • Trabajos de obra civil más sencillos debido a la operación a baja presión

VENTAJAS DE OPERACIÓN DEL ACEITE TÉRMICO

  • Control de temperatura sencillo y exacto (precisión de temperatura de ± 1º)
  • Muy bajo coste de mantenimiento
  • Rápida puesta en marcha y parada
  • Operación muy sencilla (No requiere de operador certificado)
  • No requiere de tratamiento de agua o químicos, mantenimiento de purgas de vapor y líneas de condensados
  • Sin costes de vertido (circuito cerrado)
  • Operación más segura: menos elementos de seguridad requeridos
  • Bajo punto de congelación
  • Sin pérdidas por purgas, sin pérdidas de condensados

 

 

Tipos de aceite térmico disponibles en el mercado, variedades generales para las diferentes aplicaciones y características de proceso

Hay un amplio número de variedades de aceite térmico, cada una de ellas recomendada para un tipo de proceso o varios, en función de ciertas especificaciones como la temperatura de trabajo.

El sistema de calentamiento mediante aceite térmico sea mineral, sintético o medicinal, permite su uso aplicado a las necesidades concretas de cada industria o empresa. Ya se trate del sector petroquímico, alimentación, automoción, madera, o de cualquier otro tipo, es preciso consultar los tipos de aceite térmico para elegir aquel que contribuya a la mayor eficiencia del proceso.

El aceite térmico presenta gran versatilidad, lo que hace posible su aplicación en diferentes procesos/industrias

  • Reactores: Típicos en la industria química y alimentaria, donde procesos endotérmicos encuentran en el aceite térmico un excelente medio caloportador. Gracias a su capacidad para trabajar a altas temperaturas es posible su uso en subsectores tales como la química básica, química fina, pinturas, resinas…
  • Torres de destilación: Habituales en plantas químicas y petroquímicas para procesos como el refino y el fraccionamiento de derivados del petróleo, aceites, grasas, biocombustibles…
  • Prensas: Este tipo de equipos los encontramos en sectores como la madera/tablero, plásticos y caucho, donde necesitan un prensado del material a alta temperatura, requiriendo de un fluido capaz de trabajar en dichas condiciones.
  • Calentamiento de tanques: Necesario para poder almacenar y manejar productos adecuadamente, por ejemplo bitumen, fuel pesado y ceras dentro de la industria del asfalto, petro-química y del automóvil.

Como hemos podido comprobar hasta ahora el aceite térmico ofrece sistemas de control del calor avanzados, un rendimiento y ahorro mucho mayor al de otros medios caloportadores, y además la capacidad de adaptarse a las necesidades específicas y concretas de cada actividad industrial.

Para que el procedimiento sea lo más seguro posible y efectivo en cada una de las aplicaciones e industrias es preciso evaluar en todos los casos las siguientes variables:

  • El sistema integral de seguridad de las instalaciones. A día de hoy con la integración de software industrial tipo SCADA, con sistema de avisos y alarmas, es posible contar con sistema de seguridad a la altura de las necesidades y rendimiento de la plata, que además, ayudara a un efectivo control del aceite térmico a lo largo de todos los procesos.
  • La verificación de los límites de seguridad durante cada operación.
  • Comprobar que el quemador ha sido debidamente regulado para programar las emisiones más bajas posibles.
  • Optimización del bucle de control para un óptimo control de la temperatura
  • Asignación de los operadores y personal de mantenimiento rigurosamente formado, teniendo en cuenta que, encontrar dichos perfiles es más sencillo y económico, pues el aceite térmico no requiere formación específica.

 

Conclusiones: el aceite térmico para aplicaciones de calor industrial

A lo largo de este artículo hemos podido comprobar las ventajas y aplicaciones que el aceite térmico presenta para una gran variedad de sectores industriales, desde la industria química y farmacéutica hasta la industrial de automóvil y es asfalto, pasando por la hotelera, alimentaria, tratamiento de aguas, naval...

Como cierre es importante incidir en la importancia de la elección del tipo de aceite idónea para el sistema/proceso de aplicación y no únicamente dejarse llevar por los costes, pues al final, la mala elección del fluido térmico puede acarreare un deterioro prematuro, no solo del aceite, sino también de los equipos por los que circula.

Por último recomendamos realizar un análisis anual, como medio de garantía del óptimo estado del aceite, solo de esta manera es posible asegurar la calidad de los procesos y el elevado rendimiento de la planta.

Acepto las condiciones de la política de privacidad

Contacta con nosotros

Contacta con nosotros y en breve te daremos respuesta.

Acepto las condiciones de la política de privacidad

Acepto recibir las últimas novedades sobre Innergy.