Biomasa, el problema y la solución de nuestros bosques



Hasta el momento se ha aplicado un modelo de conservación pasiva en los bosques de España, ahora parece estar cambiando. Hablamos de las medidas preventivas, de las soluciones para el aprovechamiento de la biomasa y de las leyes de inminente aplicación, puntos clave para el cambio hacia un nuevo modelo basado en la economía circular.

Situación actual de los bosques:

Como consecuencia de los incendios sufridos el pasado verano por todo el territorio español, muchos ingenieros forestales están denunciando la falta de gestión de los bosques y su pasiva conservación, la visión urbanita de las administraciones y la despoblación del mundo rural. En concreto destaca la actuación de la Plataforma Forestal Valenciana, 1ª plataforma forestal de España, cuya misión es la gestión sostenible de los bosques valencianos armonizando dicha gestión con su conservación.

El objetivo general es muy claro, comenzar a aplicar las reformas necesarias para que el riesgo de incendio no se multiplique el próximo verano, proponiendo alternativas y soluciones.

La gran espesura de la masa de los bosques se convierte en un combustible idóneo para las llamas en caso de incendio, por ello es necesario limpiar los bosques de sobrantes y eliminar los árboles más débiles. Esta acción de conservación se hace más necesaria todavía cuando se trata de bosques que se encuentran en proceso de regeneración, consecuencia de un incendio anterior. La siguiente pregunta que debemos hacernos es ¿Cómo aprovechar la biomasa obtenida?

Biomasa sobrante de los bosques para las redes de calefacción urbana

Algunos pueblos y mancomunidades de España ya cuentan con una red de calefacción urbana para abastecer no sólo a edificios públicos, sino también a particulares. Ahora el siguiente paso es abastecer las calderas industriales con la biomasa excedente recogida en sus propios bosques. Destacamos la importancia de llevar a cabo una extracción de la biomasa racional y zonificada, según directrices marcadas por los expertos.

Una vez que se haya recogido la biomasa sobrante, el siguiente paso será tratarla para convertirla en la astilla que alimentará la caldera industrial. Con la quema de la biomasa, no solo se obtendrá calor de forma sostenible y responsable, sino que además se instaurará un modelo de economía circular capaz de dar respuesta a las necesidades del entorno.

 

 

¿Qué más ventajas tiene el aprovechamiento de la biomasa y el cuidado de los bosques para el entorno?

  • Provisión de servicios ecosistémicos: Un bosque en buen estado es capaz de proteger el suelo de la erosión, contribuir a la biodiversidad, formar parte del ciclo del agua y regular el clima local.
  • Un bosque sano, un elemento clave para luchar contra el cambio climático. Los bosques tienen la capacidad de mitigar parte de las emisiones globales de los gases de efecto invernadero.
  • Fuente importante de recursos renovables: La biomasa recogida en la limpieza de los bosques constituye un recurso energético de alto valor. Mediante la combustión de la biomasa podemos obtener energía de forma sostenible, evitando el empleo de combustibles fósiles altamente contaminantes, limitados y de elevado coste.

El papel de las administraciones para la contribuir al aprovechamiento de la biomasa y la conservación de los bosques

La necesidad de hacer frente a la problemática existente en torno a la conservación de los bosques y sus dramáticas consecuencias es una realidad. Por ello, ya se están elaborando líneas de acción como la redacción de un plan de ordenación del monte público que dispondrá qué zonas habrá que limpiar de matorral y ramas sobrantes cada año. Además, se les solicita el aumento de las partidas presupuestarías específicas para la prevención, el fomento de la actividad económica en el sector forestal, la explotación de productos no maderables y trabajar para homogeneizar y sistematizar las labores en todo el territorio.

La cuestión transciende las fronteras españolas, siendo un asunto destacado para los organismos europeos. Una muestra de ello es el reglamento sobre el uso del suelo en que se está trabajando. Dicho reglamento tiene como objetivo evitar las emisiones derivadas de la desforestación, para ello promueven que sea obligatorio compensar los cambios que se hagan en el uso del suelo.

Poco a poco, nos iremos acercando así a un plan internacional de desarrollo sostenible, a un modelo de economía circular que permita la conservación de los bosques en estado óptimo y el aprovechamiento de la biomasa excedente para cubrir las necesidades energéticas de la población y la industria de forma responsable.

Contacta con nosotros

Contacta con nosotros y en breve te daremos respuesta.

Acepto las condiciones de la política de privacidad